Madre no hay más que dos

Espero que tengas ya tu regalo. Porque hoy es el día, y como no lo hayas conseguido, la vas a liar. Y mucho. Tu pobre madre pondrá cara de “no pasa nada” pero tú ya jamás te quitarás la losa de no haberle llevado ni un mísero llaverito con tu foto a tu santa mamma: aquella que te llevó durante nueve meses, te parió con bastante dolor, perdió tantas horas de sueño que se contabilizan ya por años, te ha hecho los deberes más de una vez (y de dos) y que, en general, te sigue aguantando. No sólo eso: te sigue queriendo incondicionalmente y piensa que aún eres lo más mono sobre la faz de la tierra (verás cuando lleguen los nietos: ahí ya habrás perdido la batalla completamente).

z5t5aqnxw2zwx6t9mjcgiu78fawk3d22gvicltydnp84nq0n2tvtzyj9hbza2ik
Tu madre a lo largo de estos años

Y es que, queridos… Madre no hay más que u-¡ESPERA! Sigue leyendo “Madre no hay más que dos”

Anuncios

“He vuelto”

Mosaico del Descenso a los infiernos y la Resurrección en la capilla de San Estanislao en Liubliana
Mosaico del Descenso a los infiernos y la Resurrección – Rupnik y artistas del Centro Aletti 

Hay que asumirlo. No se puede tener más flow en esta imagen.

¡Feliz Pascua de Resurrección!

¿De qué nos serviría haber nacido
si no hubiéramos sido rescatados?

 

Cómo sobrevivir a la Cuaresma y no pecar más de la cuenta

Ha llegado. Tuvimos el Adviento que nos venía avisando: “Yo soy el tiempo de espera cuqui, pero preparaos, que lo de después es peor”. Tuvimos la Navidad para resarcirnos a base de comilonas y alegría por el Nacimiento. Incluso luego tuvimos un estupendo tiempo ordinario para no pasar de lo más alto a lo más bajo. Pero nada te prepara para esto: “¿Que mañana YA es Miércoles de Ceniza? ¡Pero si he quedado con los del anterior curro para irme de cañas!”. Pues no vas y punto. QUE HAY QUE AYUNAR, C*ÑO, Y TIENES QUE IR A PONERTE LA CENIZA.

Sigue leyendo “Cómo sobrevivir a la Cuaresma y no pecar más de la cuenta”